Más allá de la velocidad de la luz: “los neutrinos”

In Articles by Jesús García Blanco2 Comments

 

El fin de semana pasado los científicos del CERN, ese laboratorio franco-suizo que tanto nos está enseñando, hicieron público un descubrimiento que les ha hecho replantearse todas las bases de la física: “una partícula ha hecho lo imposible, superar la velocidad de la luz”.

 

 

¿Por qué era una utopía?

 

Para explicar esto es mejor poner un ejemplo:

– Cuando un objeto (por ejemplo un coche) es acelerado, gana masa. Podemos afirmar que cuando un coche pasa de 0 Km/h  a 5 Km/h su masa ha sido aumentada sustancialmente. Para poder pasar de una masa a otra es necesario inyectarle una cantidad de energía determinada (los CV de nuestro motor y las RPM nos lo demuestran).

Si queremos seguir incrementando su velocidad, por lo tanto también su masa, es necesario que inyectemos más y más energía de una forma exponencial, es decir, que aumentar la velocidad de 100 Km/h a 120 Km/h supondrá un aporte energético mucho mayor que si queremos pasar de 50 a 70 Km/h.

 

Pero hemos de tener en cuenta que la velocidad de un automóvil es ridícula si la comparamos con las velocidades de las que vamos a hablar ahora.

 

La velocidad de la luz es de 300.000 Km/seg, es decir, la cantidad de masa que tienen las partículas que se desplazan a esa velocidad roza el infinito, por lo que no existe energía suficiente en todo el universo para aumentarla ni 1 Km.

Las partículas descubiertas, los neutrinos, han conseguido superar dicha velocidad en 6 Km/seg, algo que nos puede parecer insignificante, pero esque la barrera de la luz ha sido superada, algo que rompe todas las leyes y des-estructura toda la física moderna.

 

 

 

¿Qué tiene que ver esto con los viajes en el tiempo?

 

Esta es una buena pregunta ya que, según la teoría de la relatividad de Einstein, cuanto más deprisa viajas, el tiempo pasa más despacio y el espacio se estira. Si te me movieses cerca de la velocidad de la luz, el reloj iría más despacio, incluso tu corazón latiría a un ritmo inferior. Si consiguiese alcanzar a la luz estaría en una paradoja temporal donde te hallarías parado, y si superase dicha velocidad el tiempo simplemente irías a la inversa, tu reloj empezaría a contar en negativo.

Es muy difícil de entender, porque todo esto no es apreciable en la “vida corriente”, sólo es apreciable a nivel teórico y en laboratorios.

 

Si realmente fuésemos capaz de alcanzar y superar la velocidad de la luz, viajaríamos en “negativo”, por lo que podríamos ver las cosas antes de que ocurran: mos al pasado.

 

 

 

¿Puede existir otra explicación?

 

Sí, pero sería más extraña si cabe. No vamos a explicar qué son los agujeros de gusano porque nos llevaría varias horas, pero digamos, grosso modo, que es un tipo de “atajo espacial” por donde las partículas se cuelan y llegan a otro punto sin recorrer ninguna distancia.

Si tienes a mano un papel cógelo y dibuja 2 puntos en cada extremo:

 

 

Si una partícula quiere llegar desde un punto al otro tendría que recorrer toda la distancia que los separa.

Ahora doblamos el papel por la mitad:

 

 

Los dos puntos se tocarán, entonces una partícula podrá haber llegado de un punto a otro sin recorrer nada de espacio.

 

 

Acabamos de crear un auténtico túnel de gusano, un agujero en el tejido espacio-temporal que crearía un atajo entre los dos puntos acortando la distancia y, por lo tanto, el tiempo que se tarda en recorrerla.

De esta forma los “neutrinos” pueden haber cogido un “atajo” y así llegar antes que la velocidad de la luz a su destino.

 

Esta teoría no puede ser si no más misteriosa, ya que ¿podemos encontrar unos “portales” que nos transporten a millones de años luz de distancia en 0seg? De ser así… ¿sería más factible que seres inteligentes de galaxias remotas hayan tomado, y sigan tomando, esos atajos para visitarnos?.

Antes de negarlo rotundamente piensa… ¿De verdad estamos solos en el universo? Todos, por no decir el 99% de los científicos, han afirmado que es evidente y necesario que otras civilizaciones se hayan desarrollado en la inmensidad del universo. ¿Por qué no podemos ser visitados por ellos?.

 

 

 

La extraña memoria de las partículas subatómicas.

 

Todos conocemos la existencia de las 4 dimensiones (3 espaciales y una temporal),que son las que rigen nuestro día a día, pero los físicos, en lo que se llama teoría de cuerdas o teoría M, han demostrado que en el momento del Big Bang había otras 7 dimensiones más.

En ese preciso momento no existían ni partículas, ni compuestos ni nada en absoluto, porque en en el instante en que dos moléculas se unían la fuerte energía y el calor los destruían instantáneamente, por lo que se necesitan 11 dimensiones para poder aproximarse a la explicación de la creación del universo.

 

Actualmente se ha comprobado que muchas partículas se comportan en el laboratorio como se comportaron en aquel momento, por lo que cabe preguntarse… ¿recuerdan las partículas las otras 7 dimensiones que nosotros, a un nivel macroscópico, somos incapaces de  observar?

 

 

 

¿Cabe la posibilidad real de movernos en el tiempo?

 

Bueno, ahora quiero hablar de un término que muchos consideran ciencia ficción sin saber que es una absoluta realidad: la teletrasnportación.

Varios científicos ya han conseguido desplazar unos metros una serie de objetos microscópicos; creo que desplazar no es la palabra apropiada… sería mejor hacer un símil con el correo:

  1. -El correo ordinario coge una carta y la lleva a su destinatario de una forma física. El mail electrónico toma las letras, las descompone en 0 y 1 y lo envía a través de impulsos eléctricos.

 

Bien pues si hablamos de teletrasnportación quizá debiéramos referirnos al mail electrónico, ya que lo que se desplaza es la correcta distribución de las moléculas para poder modelarlas en otro sitio. Es decir, nosotros podemos coger un diamante (que solo contiene carbono C) y colocar en el otro extremo un “puñado” de C en forma de moléculas. Cuando teletrasportemos lo que hacemos es decir a ese puñado de C cómo se tienen que estructurar para poder construir un diamante idéntico al que teníamos antes de desintregrarlo.

De este modo, si teletrasportamos a un humano sólo lo haríamos con su piel, huesos, órganos… pero en ningún caso lo haríamos con la mente, la memoria…

 

Aquí puedes leer un artículo de la BBC donde dan a conocer (en el 2004) este descubrimiento.

 

 

 

 

 

Por tanto, si podemos teletrasportarnos y conseguimos dominar el modo de superar la velocidad de la luz… ¿por que no podremos viajar en el tiempo?.

 

 


¿Qué pintan en todo esto los fantasmas?

 

El ser humano se conforma de materia y energía. Al morir la materia y la energía no se pueden destruir, se transforman.

¿A qué viene esto? Las teorías que intentan arrojar luz sobre los viajes en el tiempo dicen que, de conseguirlo, seríamos meros observadores; estaríamos en un estado X en el que podríamos ver pero no tocar, algo así como fantasmas traslúcidos.

Y si somos energía… quién sabe si al morir ésta no alcanza la velocidad de la luz y se queda vagando eternamente entre agujeros de gusano…

Todo fantasía, hasta que se demuestre lo contrario.

Comments

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.